Alta Dirección Jurídica

Por Luis Hernández Martínez* Twitter: @miabogadoluis


Una nueva especialidad en ciernes… Los despachos de abogados (unos más que otros) tienen que replantear su oferta de servicios profesionales, y deberán hacerlo con un perfil de profesionista más completo: les urge. Aquí el texto completo.

* El autor es abogado, periodista y administrador. Miembro de la Barra Mexicana, Colegio de Abogados (BMA) y de la Asociación Nacional de Abogados de Empresa (ANADE Colegio). Profesor de posgrados en Alta Dirección y Derecho en la UNAM, EBC, UP, ICAMI y HC Escuela de Negocios.

Advertisements

Impunidad + Corrupción = ¿México?

Por Luis Hernández Martínez* Twitter: @miabogadoluis


 Durante la firma de un convenio de colaboración entre la Asociación Nacional de Abogados de Empresa (ANADE Colegio) y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, los abogados ahí reunidos coincidimos en algo: ¡estamos hartos de que el sistema político mexicano sea la corrupción!

También nos afecta que algunos colegas formen parte de las tropelías, delitos y redes de un saqueo patrimonial orquestado por un puñado de funcionarios públicos. ¡Una delincuencia organizada, documentada y publicada en medios de comunicación, pero sin consecuencias legales aún!

¿Y qué haremos? Mejor dicho: ¿qué seguiré haciendo? Investigar, litigar y comunicar; movilizar al cambio de nuestra actitud ciudadana. Por cierto, previo a la firma del convenio, Claudio X. González, Presidente de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, compartió a la audiencia cinco creencias de la asociación civil que encabeza (a las que me sumo, por supuesto): 

1. Los mexicanos no podemos ni debemos permanecer impasibles ante la corrupción y la impunidad. México no está condenado a ser un país corrupto.

2. La corrupción no es un fenómeno exclusivo de los gobiernos y de los políticos sino que atraviesa sectores, actividades y clases sociales. El problema somos todos y la solución somos todos.

3. La corrupción va más allá de la utilización del cargo público para beneficio privado. Es toda acción que se aparta de lo que marcan las leyes y reglamentos a cambio de una recompensa o beneficio indebido. 

4. Los actos de corrupción son evitables y las redes de corrupción desmontables a través de la legislación, el establecimiento de una política de Estado, la voluntad y liderazgo políticos.

5. Sobre todo, el combate a la corrupción requiere la participación de la sociedad organizada y de ciudadanos empoderados.
¿Qué está en juego? ¿Cuál es la visión ciudadana a cumplir? La construcción de un México más justo, más próspero, más competitivo y en paz… Libre de corrupción e impunidad.
* El autor es abogado, periodista y administrador. Miembro de la Barra Mexicana, Colegio de Abogados (BMA) y de la Asociación Nacional de Abogados de Empresa (ANADE Colegio). Profesor de posgrados en Alta Dirección y Derecho en la UNAM, EBC, UP, ICAMI y HC Escuela de Negocios.

El cantar de un político

Por Luis Hernández Martínez*

 
¿Qué pueden decir una mamá o un papá cuervo de su cuervito? ¿Presumirán su bello plumaje? ¿Alardearán sobre su hermoso canto? ¿Jurarán que no tiene par? Igual pregunto: ¿qué expresarán los políticos mexicanos beneficiados (sino hoy, sí mañana) sobre la reforma política de la Ciudad de México? ¡Maravillas!

Dirán que es un hecho histórico. Que le regresaron a los ciudadanos una dignidad política injustamente arrebatada. Que ahora sí las cosas serán diferentes. Que los habitantes de una de las orbes más grandes del planeta vivirán mejor; igual que en las ciudades del primer mundo.

Pero, ¿cuál es la realidad? Nadie mejor que tú –-habitante de a pie que no requiere de escolta o de helicóptero para moverse de un punto a otro–- para expresar con claridad qué esperar (y qué no) de la reforma política de la Ciudad de México (capricho de un puñado de políticos: ¿te consultaron personalmente sobre decir adiós al Distrito Federal?).

En medio de la fiesta (VIP-only), los servidores públicos que tienen la responsabilidad de administrar la Ciudad de México tardaron nada en mostrar el cobre. Luego, luego –-invadidos por una embriaguez de poder escandalosa-– lanzaron frases del tipo: “Reemplacamiento para todos los vehículos”; aunque después recularon y dijeron algo –-más o menos–- así: “Sólo los autos nuevos”.

¿Qué esperar de la reforma política de la Ciudad de México? Más burocracia. Un mayor botín político. Flujo de dinero –-obtenido, al menos el constitucional, a través de nuestros impuestos-– para sostener una estructura jurídico-política que en poco –-¿casi nada?, ¿nada?-– beneficiará al ciudadano de a pie.

En fin. Sólo te pido que a la hora de votar recuerdes las foto multas, el nuevo reglamento de tránsito, la escasez de agua en tu colonia, la inseguridad, el desempleo… Los verdaderos compañeros del día a día de un “Mexicalino”.

* El autor es abogado, periodista, consultor de empresas y blogger. Miembro de la Barra Mexicana, Colegio de Abogados (BMA) y ANADE. Profesor de posgrados en Alta Dirección en la UNAM, EBC, ICAMI y HC Escuela de Negocios.